Pacientes alérgicos al látex en quirófanos


Alérgia al látex: La alergia al látex es un problema sociosanitario, que a nivel hospitalario debería abordarse de forma global y coordinada por un comité multidisciplinario. Las autoridades sanitarias competentes y los pacientes deben informarse y responsabilizarse del problema. En la actualidad, es imposible la creación en un hospital de un ambiente completamente libre de látex. Por lo tanto, se deben identificar todas las fuentes de látex en un quirófano y asegurar que no se utilice aquel material para los que sea posible una alternativa sin látex. Para los que no sea posible su sustitución se deben dar a conocer unas recomendaciones para aislarlos y evitar el contacto directo con el paciente.

Puntuación de los usuarios:

Valoración 9.2 9.2 basado en 87 opiniones

el quirofano


Alérgia látex en quirófanos


  • Alérgia látex: ¿Qué es el látex?


  • El látex o goma natural es la savia lechosa que se obtiene del árbol Hevea brasilensis y constituye la materia prima de más de 40.000 productos que se utilizan tanto en la vida cotidiana como en el medio hospitalario. La alergia al látex por hipersensibilidad de tipo I mediada por anticuerpos de la clase IgE se describió por primera vez en 1927, en Alemania, donde se publicó el primer caso de urticaria de contacto por goma natural1. Hasta 1979 no se comunicaron nuevos casos, pero a partir de la década de los 80, la alergia al látex ha pasado de ser una anécdota a un verdadero problema de salud pública que, además, por varios motivos, tiende a aumentar. El látex ha demostrado tener un amplio poder alergénico y es un material ubicuo, con el que el individuo está en permanente contacto, desde la primera infancia a través del contacto con chupetes y juguetes de goma, hasta la edad adulta, en que se puede encontrar en guantes domésticos y profesionales, globos, caretas, preservativos, gomas adhesivas, telas, fibras elásticas, material sanitario y un largo etcétera. Se da la paradoja de que el medio hospitalario es el lugar más peligroso para el paciente y trabajar en él es uno de los factores de riesgo más importante para la sensibilización al látex.

    Alérgia látex: EPIDEMIOLOGÍA Y GRUPOS DE RIESGO


    Tradicionalmente se ha definido la alergia al látex como una patología reservada a unas poblaciones de riesgo. Sin embargo, en todos los estudios epidemiológicos se observa un aumento claro de sensibilización al látex en la población general, en la que la prevalencia de sensibilizasensibilización se estima entre el 0,1% y el 2,3%. Además, se han descrito pacientes sin factores de riesgo conocidos con reacciones graves al contacto con el látex.

    Tabla I. Población de riesgo de alergia al látex
    Historia previa de contacto con látex por múltiples intervenciones
    quirúrgicas previas
    • Espina bífida, malformación génitourinaria.
    Historia de anafilaxia perioperatoria no filiada
    __________________________________________________________
    Exposición profesional
    • Personal sanitario
    • Trabajadores del caucho
    • Peluquería
    • Manipuladores de alimentos
    • Amas de casa
    __________________________________________________________
    Atópicos
    __________________________________________________________
    Pacientes con historia de reacciones frente a ciertas frutas (plátano,
    kiwi, aguacate) y frutos secos (castaña)
    __________________________________________________________

    Las poblaciones consideradas de riesgo se detallan en la Tabla I. La prevalencia de sensibilización al látex en el global de trabajadores de la salud en hospitales se ha incrementado de forma notable, desde el 2,4% hasta los últimos estudios que indican una prevalencia de sensibilización del 12%. Por colectivos específicos, las tasas de prevalencia son mayores en el personal de quirófano (6%), enfermería (5,6%) y cirujanos (7,2%). Esta situación se debe a que a mayor exposición al látex, mayor riesgo de sensibilización; además, se ha definido una concentración umbral de 0,6 ng/m3 de látex ambiental para la aparición de síntomas alérgicos entre los sensibilizados. Hasta el 49% de pacientes con espina bífida presentan sensibilización al látex. En pacientes con múltiples intervenciones quirúrgicas la tasa de sensibilización es del 6,5% mientras que en los individuos que nunca han sido operados es del 0,37%9. Es interesante observar que existe un incremento progresivo del grado de relación entre la cirugía y las reacciones frente al látex. Las reacciones anafilácticas ocurren en 1/5000 intervenciones quirúrgicas y a medida que se han mejorado las técnicas de diagnóstico ha aumentado el número de casos en los cuales se ha podido identificar el agente responsable. Con los datos actuales se calcula que el 10% de las reacciones anafilácticas perioperatorias son causadas por alergia al látex.

    Los individuos atópicos también presentan cifras mayores de sensibilización; así, el 6,8% de los atópicos sin otros factores de riesgo están sensibilizados al látex.

    Existen varias explicaciones del aumento de la sensibilización al látex: un mejor conocimiento y diagnóstico de esta entidad clínica, la utilización masiva de productos de látex para la profilaxis de las enfermedades infecciosas (sida, hepatitis) y, por último, un descenso en la calidad final de los productos sanitarios de látex para bajar el precio y aumentar la rapidez de su producción.

    Alérgia látex: RECOMENDACIONES PARA EL SEGUIMIENTO Y CONTROL DEL PACIENTE ALÉRGICO AL LÁTEX EN EL MEDIO HOSPITALARIO


    En los pacientes alérgicos al látex, al no existir un tratamiento específico definitivo ni una premedicación efectiva, la única alternativa es evitar la exposición. La prevención tiene un papel fundamental en el cuidado de estos pacientes, pero la ubicuidad del látex convierte esa prevención en una labor muy compleja, que obliga a considerar no sólo cambios en el uso personal del látex, sino también cambios en el hogar, escuela, trabajo y, por supuesto, en la asistencia sanitaria.

    Diversas asociaciones médicas (Academia Americana de Asma, Alergia e Inmunología, Academia Americana de Dermatología), y de pacientes (Asociación Canadiense de Enfermos con Espina Bífida), así como organizaciones sanitarias (Food and Drug Administration) han dado a conocer una serie de recomendaciones para identificar a las personas con factores de riesgo y evitar su exposición al látex. Hay que disminuir las concentraciones de látex en el ambiente y para ello se requiere que los productos con látex estén identificados y etiquetados. Además, es necesario el diagnóstico temprano y educación de los pacientes para que eviten la exposición al látex. Se recomienda en los hospitales la creación de un comité multidisciplinario y multiprofesional de alergia al látex que pueda, por una parte, coordinar la atención médica que debe recibir el paciente alérgico al látex desde su ingreso hasta su alta y, por otra, desarrollar normas de actuación para proteger a los trabajadores del mismo. Las normas para el cuidado de los pacientes en un ambiente sin látex deberían adecuarse a todo el hospital, pero es el quirófano el lugar donde el individuo está más expuesto al látex. Las concentraciones más elevadas de proteína de látex se encuentran en los quirófanos y, aunque la mayoría de reacciones sistémicas han sido ocasionadas por el contacto directo con guantes, sondas o diques dentales en personas muy sensibles, los alergenos ambientales de látex pueden ocasionar una reacción anafiláctica.
    Los niveles de actuación para prevenir las reacciones frente al látex en la cirugía son:

    1. Preoperatorio. Se recomienda un estudio preoperatorio para detectar alergia al látex a los pacientes de los grupos de riesgo. En la población no se recomienda un estudio de rutina preoperatorio, pero sí una historia clínica detallada para reconocer sensibilizaciones al látex no conocidas (síntomas con guantes, preservativos, balones o ciertas frutas) y realizar el estudio alergológico pertinente con pruebas de diagnóstico a los pacientes con historia positiva. Los pacientes con espina bífida deben ser operados desde el nacimiento en un ambiente libre de látex.

    2. Durante la cirugía. Este es el nivel más difícil de resolver. Se han descrito diversos protocolos para proporcionar un ambiente libre de látex en los hospitales y especialmente en los quirófanos de los que se desconoce su eficacia y seguridad. Se han comunicado reacciones anafilácticas graves intraoperatorias a pesar de utilizar premedicación y evitar el látex.

    3. Postoperatorio. Consistiría en mantener las medidas de evitación de contacto con el material con látex en el resto de áreas como unidad de cuidados intensivos, radiología o planta de ingreso. Este nivel sería responsabilidad directa de cada área, con la identificación de sus necesidades y el asesoramiento de un comité multidisciplinario.

    Alérgia látex: PROTOCOLO DE ADECUACIÓN DEL QUIRÓFANO PARA PACIENTES ALÉRGICOS AL LÁTEX


    No existe un protocolo estándar suficientemente validado para proporcionar un ambiente quirúrgico seguro a los pacientes alérgicos al látex. Nuestro objetivo ha sido diseñar un protocolo de actuación para la creación de un quirófano libre de látex.

    Se ha realizado un estudio exhaustivo de todo el material de quirófano para confeccionar unas recomendaciones que permitan reducir al mínimo la presencia de objetos de látex, siguiendo recorecomendaciones actuales y los consensos internacionales. Se ha examinado todos los objetos y aparatos que, de forma general, se utilizan en la anestesia y cirugía. Tras recabar información sobre los mismos, se ha solicitado a las diferentes casas comerciales una certificación en la que constara el material perfectamente identificado y que estuviera libre de látex, en todos sus componentes y partes.

    Desde el punto de vista operativo, se trata de convertir un quirófano de cualquier especialidad en un quirófano libre de látex en cualquier momento que sea necesario y con la máxima rapidez posible. Para permitir una buena coordinación los pacientes alérgicos al látex deben someterse, en la medida de lo posible a intervenciones quirúrgicas programadas, aunque el protocolo también se puede aplicar en caso de urgencia.