Protocolo quirófano


Protocolo enfermera quirófano: Este protocolo está enfocado al conocimiento sobre las técnicas, normativas y filosofía que se desarrollan dentro del Área Quirúrgica y está dirigido al personal de enfermería a fin de que conozca los conceptos más elementales para comenzar a trabajar en este área, resaltando a donde van encaminadas las actividades, el paciente.

Puntuación de los usuarios:

Valoración 9.2 9.2 basado en 87 opiniones

el quirofano


Protocolo enfermera quirófano


  • Protocolo quirófano: Cuidados preoperatorios

  • Los cuidados preoperatorios preliminares se desarrollan en la Unidad de Enfermería y consisten en la preparación quirúrgica standarizada y los protocolos específicos de preparación quirúrgica; por ejemplo, preparación cólica para cirugía de colon y recto, protocolo de catarata, protocolo de diabetes, etc.

    La enfermera quirúrgica ha de conocerlos para poder evaluar la preparación del paciente. A continuación detallamos la preparación quirúrgica estandarizada para pacientes que van a ser intervenidos. La enfermera de la Unidad de Hospitalización comprueba que el paciente, en su historia clínica, tiene realizadas todas las pruebas preoperatorias y si es una intervención urgente, lo tramitará.

    Pruebas preoperatorias
    1. Analítica: hematimetría completa / pruebas de coagulación / bioquímica.
    2. Rx de tórax.
    3. Electrocardiograma

    Si el paciente precisa canalización de vía periférica antes de acudir a quirófano, se le canalizará preferentemente un calibre 18 G en el lado opuesto a la zona de intervención y en la porción distal del miembro superior. Está protocolizado colocar al paciente medias o vendaje compresivo para prevenir tromboembolismos en intervenciones que puede darse un éxtasis venoso, como la posición de litotomía, cirugía pelviana, cirugía de larga duración, laparoscopia pelviana o abdominal, cirugía que implique posición de Fowler y cualquier persona que tenga dificultad en el retorno venoso o varices.

    Preparación quirúrgica en intervenciones urgentes y programadas:

    Antes de ser intervenido, al paciente se le realizaran las técnicas y pruebas detalladas a continuación:
    1. Verificación de la intervención a realizar
    2. Toma de constantes vitales
    3. Cumplimentar el Registro Quirúrgico de Enfermería, con los datos solicitados.
    4. Realizar la preparación del campo operatorio
    5. Asegurarse de que el paciente no lleva puesto: dentadura postiza, reloj, anillos, cadenas, horquillas, lentillas, piercing. Todo lo retirado debe ser entregado a la familia
    6. Administrar la medicación que este pautada o se haya de administrar por Protocolo
    7. Registrar los cuidados realizados
    8. Avisar a Quirófano, si procede

    Preparación del campo operatorio:

    Antes de ser intervenido el paciente se debe:
    1. Determinar la zona que corresponda a la intervención. (Ver campos operatorios)
    2. Rasurar la zona, preferentemente con maquinilla eléctrica, lo más cercano a la hora de la intervención
    3. Ayudar al paciente a acomodarse y exponga la zona que debe ser rasurada
    4. Proteger la ropa de la cama
    5. Observar la zona a preparar comprobando si tiene erupciones o erosiones.
    6. Rasurar en la dirección del vello, realizando pasadas breves sobre la piel estirada; evite hacer rasguños o erosiones en la piel
    7. Dejar la zona y la cama libre de vello
    8. Desinfectar la piel con Povidona Iodada u otro antiséptico, en caso de alergia a la Povidona
    9. Cubrir el campo operatorio con paño estéril
    10. Ayudar al paciente a colocarse en posición cómoda y adecuada
    11. Registrar los cuidados realizados e incidencias

    Protocolo enfermera quirófanoProtocolo quirófano

    Una vez realizada esta preparación quirúrgica y el paciente en ayunas con la higiene corporal previamente realizada, éste estará listo para ser trasladado a quirófano.

    Protocolo quirófano: Visita preoperatoria

    La enfermera debe desarrollar su labor como experta en procesos quirúrgicos durante el pre, intra y postoperatorio, haciendo una valoración del paciente, diagnóstico de necesidades, estableciendo un plan de cuidados y acompañando al paciente en todo su proceso, registrando todo ello. Hay que tener en cuenta, que si nos limitamos al proceso intraoperatorio, y dentro de éste al aspecto tecnológico, estamos descuidando otras facetas inherentes al trabajo de enfermería, en su rol autónomo. El objetivo de la visita preoperatoria es recoger el testigo de la enfermera de planta.

    Debe ser el día anterior o el mismo día previa a la intervención. Puede hacerse «in situ», es decir, en el antequirófano del Área Quirúrgica, dependiendo de la posibilidad organizativa del Servicio.

    Debe ser estructurada, por lo que es de gran utilidad contar con un documento de registro en el que consten las pautas a seguir y en el que se recogerán los datos del paciente que provienen de la historia clínica y los que resultan de la propia entrevista, así como de la observación del paciente, a fin de detectar sus necesidades. Por otro lado, se trata de proporcionar al paciente la información que requiera dentro del campo de la enfermería. Si esta información es de ámbito médico, seremos el nexo de unión entre ambos. También se le pueden ofrecer pautas de actuación a seguir en el periodo post-operatorio.

    En esta visita se pueden establecer «contratos terapéuticos», es decir, realizar un pacto con el paciente llegando a acuerdos que siempre han de cumplirse y cuyo objetivo último es incrementar su seguridad, confianza o confort. Por ejemplo, si un paciente verbaliza sentirse inseguro sin sus gafas, porque es muy miope, se puede pactar con él, que tendrá las gafas hasta el momento de pasar a quirófano.

    Esta visita ayuda a que el paciente, a través de información, el acompañamiento y del conocimiento de la persona que le va a recibir en quirófano y con la que establece un nexo de unión, pueda sentirse más tranquilo al saber que cuenta con una persona de referencia. El paciente es tratado como una persona individual y se le ofrecen facilidades a fin de exteriorizar todo aquello que le preocupa.

    La enfermería quirúrgica realiza esta función en base a su experiencia, pero debemos insistir en que debe realizarse de forma estructurada además, de promover un cambio de actitud. Creemos firmemente que los principales beneficiados de este cambio son, tanto el paciente como la enfermera, que ve como aumenta su nivel de satisfacción.

    Protocolo quirófano: Traslado del paciente

    Antes de mover al paciente consciente desde su cama a la mesa quirúrgica o camilla, el personal de enfermería debe evaluar su situación (sondas, cateteres, yesos, inmovilizaciones, edad) Nunca debe intentarse el traslado si no se está familiarizado con el equipo empleado en el transporte del paciente, por ejemplo, el transfer. Tomar medidas de seguridad y confort, como ajustar la altura de la camilla, en función de la altura de la cama, posicionarse adecuadamente para evitar caídas y no dejar sólo al paciente, a menos que haya personal que se ocupe de su cuidado.
    Traslado paciente quirófano

    Cuando se traslada un paciente intervenido o anestesiado se debe:
    a. Solicitar permiso al anestesiólogo
    b. Proveerse de suficiente ayuda para mover al paciente con seguridad.
    c. Respetar el pudor del paciente, evitando la exposición innecesaria de su cuerpo
    d. Hacer el traslado despacio y con suficiente cuidado, para evitar lesiones al paciente
    e. Alinear el cuello y la columna previniendo lesiones de la columna cervical y protegiendo la vía aérea
    f. Proteger los catéteres y drenajes.
    g. El trabajo en equipo es importante. Cuando se eleve al paciente, hacerlo a la cuenta de tres. Alguien debe dirigir la maniobra
    h. Emplear una buena mecánica corporal.