Normas del área quirófano: zonas y estructura

Área quirófano: Durante los últimos años, la actividad quirúrgica ha experimentado los cambios derivados de las innovaciones tecnológicas aplicadas a la cirugía que incluso han extraído determinadas intervenciones que antes se realizaban en un quirófano llevándolas a otras áreas de diagnóstico y tratamiento con el apoyo de hospitales de día. Las innovaciones en los sistemas de información y comunicación están asimismo permitiendo la introducción de robots en los quirófanos así como la posibilidad de realizar la docencia fuera de las salas.

Puntuación de los usuarios:

Valoración 9.2 9.2 basado en 87 opiniones

el quirofano


Normas del quirófano


  • Normas de las áreas quirófano: zonas y estructura


  • Para el dimensionado del área quirófano se deben considerar los siguientes aspectos:

    • La frecuentación quirúrgica (intervenciones por 1.000 habitantes y año), en sus distintas modalidades: programada con hospitalización, programada con CMA y urgente.
    • El rendimiento de la actividad quirúrgica por sala, en función de la organización del hospital y de la unidad, el horario de la actividad y el tipo de intervenciones que se realizan. En este sentido la evolución en el propio hospital y en otros similares servirá para fijar objetivos de actividad y rendimientos.
    • Las hipótesis en cuanto al número de quirófanos deben realizarse teniendo en cuenta que el número total de intervenciones tiende a crecer como consecuencia de las innovaciones tecnológicas y avances clínicos (anestesia, prótesis, etc. que permiten la realización de un mayor número de indicaciones en la población de mayor edad, así como en la necesidad de atender a la demanda no satisfecha. Asimismo debe considerarse que los avances tecnológicos y clínicos permiten un mayor número de actos no invasivos (hemodinámica, radiología intervencionista, laparoscopia, endoscopias, cirugía por artroscopia, etc.). El desarrollo de la anestesia está permitiendo asimismo una más rápida y mejor recuperación del paciente, por lo que el incremento global de las intervenciones se referirá principalmente a la modalidad de la CMA.
    • Las diferentes hipótesis de dimensionado de recursos que se realizan tendrán en cuenta los tiempos medios por cada especialidad y tipo de intervención y el rendimiento del quirófano en función de su horario de trabajo y el tipo de modalidad asistencial de que se trate: cirugía programada con ingreso, cirugía urgente y CMA.
    • En función de la cartera de servicios del hospital, se programarán asimismo quirófanos para transplantes, cirugía pediátrica y otras especialidades de referencia, de manera que su actividad no afecte al funcionamiento de mayor volumen de actividad que corresponde a la cirugía programada.
    • Para el dimensionado de los puestos de URPA se estima la necesidad de disponer un número de puestos 1,5-2 veces el número de quirófanos, considerándose que en estos puestos no se realizan funciones de UCI posquirúrgica, por lo que la estancia del paciente en esta zona del bloque no debe superar, por regla general, las 6 horas.
    • El dimensionado final del bloque, además de las variables antes señaladas debe considerar aspectos relacionados con los criterios de organización física de la unidad y la agrupación tanto mínima como máxima que se considere adecuada para el funcionamiento eficiente de la totalidad de los recursos de la unidad. La agrupación de dos quirófanos por planta en los hospitales monobloques concebida para la conexión directa del bloque con las unidades de hospitalización quirúrgica ha quedado hace tiempo obsoleta, considerándose que un quirófano general al menos debe disponer de cuatro quirófanos. Asimismo el dimensionado debe considerar los criterios actuales de agrupación y diseño de estas unidades en función del número de quirófanos que se estiman. En este sentido se tiende a diseños en cluster o grupos de quirófanos, especialmente cuando el número de quirófanos necesarios hace difícil el funcionamiento con un diseño lineal.

    Ubicación de la unidad en el conjunto del hospital y relaciones espaciales con otras unidades
    Esta unidad se considera como central e interna del hospital. El quirófano general debe ubicarse en proximidad espacial y con sistemas de comunicación específicos para la circulación interna del hospital, con la unidad o unidades de cuidados críticos (preferentemente en el mismo nivel), urgencias, unidades de hospitalización, anatomía patológica y análisis clínicos (mediante sistemas de transporte mediante tubo neumático), esterilización, y suministros y en su caso con otras unidades (neurofisiología, docencia.) cuyo enlace se resuelve mediante las tecnologías de la comunicación. La ubicación de cada quirófano en relación con el diseño global del hospital se encuentra relacionada con las características funcionales de la actividad quirúrgica en cada caso (incorporación de la unidad de CMA al bloque general o existencia de una CMA autónoma), así como del programa funcional del resto de las unidades asistenciales del hospital.

    Implicaciones de la circulación en el interior del bloque quirúrgico y de la ventilación del quirófano
    El diseño de los bloques quirúrgicos ha estado basado en la necesidad de disponer de una circulación "limpia" y otra "sucia", sobre una base teórica que desde hace tiempo se ha demostrado ajena a toda evidencia científica. La mayoría de las infecciones quirúrgicas son causadas por la microbiota del paciente (sobre la piel o en otros órganos contaminados tales como el tracto intestinal). En estos casos, la calidad del aire en ambiente del quirófano es algo secundario. Sin embargo, la esterilización del instrumental y evitar la contaminación aérea del mismo son necesidades de la cirugía moderna incluso en intervenciones intestinales. En el apartado de este documento de estándares y recomendaciones relativo a la seguridad del paciente en el interior del quirófano se describen las variables que afectan al desarrollo de la infección nosocomial así como a las medidas que deben establecerse para reducirla al mínimo posible. La segregación de circulaciones no reduce el riesgo de contaminación microbiológica, justificándose en ocasiones por razones de organización interna, de facilitar la disciplina del personal, distribución de los tráficos internos de la unidad, cumplimiento de la normativa de protección contra incendios o la simple costumbre. Los diseños con un único pasillo de circulación para los distintos tráficos de la unidad (pacientes, personal, material estéril y material usado) son soluciones contrastadas y con altos índices de satisfacción, que no fomentan errores o ambigüedades de funcionamiento, aunque requieren una formación y una disciplina del personal de la unidad, exigibles para cualquier otro diseño.

    El aire del quirófano puede contener microorganismos, polvo, aerosoles, células del epitelio escamoso y gotas microscópicas procedentes de la respiración. La carga microbiana del aire del quirófano es directamente proporcional al número de personas que circulan por el mismo. Algún estudio ha mostrado menores tasas de infección por estafilococos coagulasa negativos cuando se limitó el tráfico de personas por el quirófano durante la intervención96, por lo que se recomienda que sea limitado en lo posible, aunque la importancia relativa de la presencia de bacterias cerca del campo quirúrgico sobre el desarrollo de infección nosocomial no ha sido completamente aclarada. Se requieren condiciones óptimas de ventilación, humedad (inferior a 68%) y temperatura para la comodidad del personal, pero también para evitar condiciones medioambientales que faciliten el crecimiento y la transmisión de microorganismos98. Los quirófanos deben mantenerse a una presión positiva con respecto a los pasillos y áreas adyacentes. Se ha sugerido la utilización de flujo laminar de aire como medida adyuvante para reducir el riesgo de infección nosocomial, sin embargo no se ha podido mostrar su utilidad, así como tampoco la del uso de luz ultravioleta. En pacientes con tuberculosis activa, la cirugía programada se debe posponer hasta que hayan recibido tratamiento farmacológico adecuado. En caso de que requieran cirugía urgente, se recomienda tomar medidas adicionales específicas de control de infección de transmisión vía aérea.

    Estructura física del bloque quirúrgico: zonas y locales de la unidad


    El quirófano general requiere una serie de recursos estructurales y de equipamiento, que estará fundamentalmente en relación con las características de la actividad quirúrgica prevista. Es importante señalar que además de la aplicación de los criterios expuestos en este documento de estándares y recomendaciones, la programación funcional y el diseño de los recursos de la unidad deben adaptarse a cada realidad concreta y dependen especialmente de las decisiones que los responsables de la gestión hayan adoptado en su caso en relación con la organización de las unidades, de sus recursos humanos y de la definición de procesos y protocolos de funcionamiento, así como de otros condicionantes específicos de cada situación.

    La estructura de una unidad de quirófano responde a las principales funciones que se realizan en ella y cuenta con las siguientes zonas:
    1) Zona de acceso y recepción.
    2) Zona logística.
    3) Zona de preparación prequirúrgica.
    4) Zona quirúrgica.
    5) Zona postquirúrgica.
    6) Zona de personal de anestesia y cirugía.

    A continuación se realiza una descripción de las principales funciones y características de cada una de las zonas que integran un quirófano general, conforme a las consideraciones de diseño que se han expuesto más arriba.

    1) Zona acceso y recepción

    1.a. Entrada, vestíbulo y transferencia del paciente
    El acceso al quirófano general se debe realizar desde un pasillo de circulación interna (pacientes encamados, personal y suministros) del hospital que se debe encontrar bien relacionado espacialmente con la UCC, urgencias y las unidades de hospitalización. Resulta deseable que el bloque disponga de un único acceso de manera que se puedan controlar los distintos tráficos dentro de la unidad. El acceso único permite controlar la seguridad en el interior de la unidad. Existen diversos criterios para realizar el traslado del paciente encamado hasta la mesa quirúrgica por lo que deberá definirse en cada caso el protocolo de transferencia del paciente. En la práctica, muchos de los equipos implantados para la transferencia del paciente en esta zona, que establecen una barrera entre el vestíbulo de acceso y el pasillo que comunica con la zona quirúrgica, no se han usado, aspecto que debe considerarse con el personal de la unidad antes de implantar este sistema transferencia. La dimensión del vestíbulo de acceso se encuentra en relación con los tipos de tráficos previstos (pacientes encamados, personal hacia vestuarios, suministros), la dimensión del quirófano, el sistema de transporte y la manera de realizar la transferencia del paciente desde su cama al interior del bloque. Existirá espacio suficiente para alojar de una manera compacta las camas de los pacientes encamados que allí queden tras la transferencia del paciente hacia la zona quirúrgica.
    Es deseable la localización del quirófano en la última planta de la zona del hospital destinada al tratamiento y diagnóstico de manera que las instalaciones, principalmente los equipos terminales de tratamiento de aire, dispongan de un espacio propio, directamente conectado con los quirófanos y resto de zonas del bloque, de forma que las importantes labores de mantenimiento de los mismos se puedan realizar sin interferir la actividad interna de la unidad en un espacio bien acondicionado para el desarrollo de esa función. Resulta asimismo conveniente que el quirófano se sitúe en el mismo nivel que la unidad o unidades de cuidados críticos.

    1.b. Recepción y control
    El puesto de recepción dispondrá de un buen control visual del acceso y circulaciones de la zona.

    1.c. Despacho de control
    Se considera necesario un local para la organización de la actividad interna de la unidad, control del movimiento de pacientes y relación con otras unidades del hospital (laboratorio de anatomía patológica, farmacia, esterilización, etc.). Dispondrá de una instalación de tubo neumático. Este local debe estar bien comunicado con la recepción de la unidad, y con la circulación relacionada con el acceso a los quirófanos. Asimismo, en este local puede localizarse el puesto de control y central de alarmas de las instalaciones internas del quirófano.

    1.d. Despacho información
    Se requiere un despacho para facilitar la información en correctas condiciones de privacidad y adecuadas condiciones ambientales, a los familiares y/o acompañantes del paciente intervenido en la unidad. Este local debe estar integrado en el bloque y en zona próxima a la espera y estar de los familiares y/o acompañantes del paciente.

    1.e. Espera general
    La sala de espera general de los familiares y acompañantes del paciente se localiza fuera del quirófano, en una zona próxima al acceso y al despacho de información, así como de la URPA. El dimensionamiento de la zona de espera dependerá de la actividad quirúrgica prevista y de las características socioculturales de la población, debiendo contar en condiciones normales con una previsión de 1,5 asientos cómodos (los tiempos de espera pueden ser largos) por paciente que se encuentre en cualquier área de la unidad. Las condiciones ambientales de la sala de espera deben considerar la situación de ansiedad y angustia que se presentan en las personas que se encuentran en ella. Esta sala dispondrá asimismo de aseos adaptados para el uso de los familiares y/o acompañantes de los pacientes. La sala deberá disponer de conexiones telefónicas, así como máquinas de expedición de bebidas y comida fría, y fuente de agua fría. Es deseable que las máquinas expendedoras, dado el volumen de las mismas, dispongan de un espacio propio de forma que su instalación no afecte al funcionamiento y capacidad de la sala.

    1.f. Vestuarios de pacientes
    Aseos y vestuarios de pacientes con intervención quirúrgica programada que acuden al bloque quirúrgico desde el exterior del hospital y por tanto sin ingreso previo en unidad de hospitalización. Los vestuarios serán diferenciados (hombres, mujeres) y deberán contar con espacio suficiente para taquillas que permitan la custodia de ropa y objetos personales y tendrán lavabos, inodoro (1 cada 10 pacientes) y duchas. En la tabla siguiente se describen las funciones y características principales de los locales de la zona prequirúrgica.
    Normas áreas quirófano

    2) Zona logística

    2.a. Vestuarios y aseos de personal
    Locales para la preparación del personal quirúrgico, con posible acceso desde la entrada principal al quirófano. Los vestuarios contarán con una zona de preparación previa al acceso de la zona quirúrgica y tendrán un diseño que funcione como esclusa desde el exterior del bloque a la circulación interna del personal dentro del mismo. Dispondrá asimismo de una zona previa de aseo con lavabo inodoro y ducha. Con capacidad para 20-25 personas por local, siendo preferible disponer de varios locales para esta función de manera que se adapte a las condiciones variables de la actividad dentro de la unidad, así como a los cambios en la composición del personal de la misma.

    2.b. Vestuarios personal de limpieza
    Para la realización de la función básica de la limpieza del quirófano se considera deseable disponer de vestuarios específicos para la preparación del personal que realiza esas funciones. Dispondrán de un diseño que funcione como una esclusa desde el exterior del bloque a la circulación interna del personal dentro del mismo. Con zona de aseo con lavabo inodoro y ducha.

    2.c. Estar de personal
    Sala de estar y descanso que incorpora una zona para refrigerio del personal que trabaja en la unidad.

    2.d. Almacén de material estéril
    Para material estéril, utillaje quirúrgico, prótesis y material fungible. Con presión positiva, climatizador con filtros absolutos. El número, dimensión y ubicación se encuentra en función de la disposición de los quirófanos dentro de la unidad y de la actividad quirúrgica programada. Los locales del almacenaje de material estéril se deben localizar en la proximidad de los quirófanos. La dimensión de estos locales se encuentra asimismo en relación con la gestión de distribución de suministros, frecuencia y control del almacén. Un eficiente control de los suministros no solo reduce costos sino que incrementa la seguridad y calidad de los mismos.

    2.e. Subcentral de esterilización
    La producción del material estéril del quirófano se realiza fuera de la misma, en la unidad de esterilización. Suele ser habitual que la unidad de esterilización se encuentre distante del quirófano, incluso ser una unidad externa al hospital, por lo que resulta conveniente disponer de una pequeña subcentral para la esterilización urgente de instrumental. El local debe contar con instalaciones para el funcionamiento de la subcentral: encimera para esterilizador de sobremesa (autoclave), tomas eléctricas, toma de aire comprimido y toma de agua a presión. La subcentral de esterilización se puede encontrar asociada a un almacén de material estéril y a la llegada del instrumental estéril desde la unidad central de esterilización.

    2.f. Almacén de material
    Local para el almacenamiento del material de farmacia y fungible. El número y dimensión de los almacenes de material se encuentra en relación con la dimensión global del quirófano, disposición de los quirófanos y actividad programada en la unidad.

    2.g. Material de anestesia
    Local para el almacenamiento de material de anestesia del quirófano. En relación con la zona o zonas de preparación del paciente y URPA. Su dimensión y número está en función de la dimensión, diseño y actividad del quirófano.

    2.h. Almacén de equipos
    Local para el almacenamiento de equipos portátiles de radiodiagnóstico e intensificadores de imagen, láser quirúrgico, respirador, lámpara portátil, etc. Con tomas eléctricas para la revisión de los equipos. La programación de estos locales posibilita disponer de circulaciones libre de obstáculos, y un mantenimiento y limpieza adecuado de los mismos en un local específico. Su número, disposición y tamaño se encuentra relacionado con la actividad quirúrgica programada, dimensión y diseño del bloque y tipo de intervenciones por especialidades.

    2.i. Oficio de limpieza
    Local para el almacenamiento de equipos y productos de limpieza. Con punto de agua y vertedero. Su número y localización se encuentra en relación con la dimensión del quirófano y de las intervenciones programadas en la unidad. Como se puede observar en el apartado 6.5, la limpieza es un aspecto importante de la prevención de las infecciones en la unidad, por lo que esta función debe contar con los locales de apoyo necesarios para el desarrollo correcto de esta actividad. El personal de limpieza es uno de los usuarios de la unidad cuya función no suele ser reconocida con la disposición de locales suficiente.

    2.j. Oficio sucio
    Local para el almacenamiento de ropa sucia y residuos, a transportar mediante carros y contenedores distribuidos por la gestión de residuos. Debe disponer de punto de agua y espacio suficiente para permitir la clasificación avanzada de residuos. El local debe estar relacionado con la comunicación que conecta la salida de sucio de quirófanos y el transporte (y/o salida del quirófano) hacia la central de esterilización y central de residuos del hospital, normalmente ubicados en una planta de dominio de los servicios generales del hospital. El número y dimensión de los locales de almacenamiento carros de ropa sucia de y residuos depende de la actividad quirúrgica dentro de la unidad así como de la frecuencia de retirada de los carros. Estos residuos deben ser correctamente identificables y claramente clasificados en contenedores especiales en función del proceso posterior de tratamiento.

    2.k. Despacho de trabajo
    Local para la redacción de informes de las intervenciones por parte de cirujanos y anestesiólogos. Debe disponer de conexiones informáticas y telemáticas. El tamaño y número de despachos para los profesionales dentro del quirófano se encuentra en función de la actividad programa en el mismo.

    2.l. Despacho de supervisora
    Despacho de la responsable de la organización y adecuado funcionamiento del quirófano. Local con conexiones informáticas y telefónicas.

    2.m. Despacho de lectura
    Despacho para la lectura de imagen de quirófanos radiológicos. Debe disponer de conexiones informáticas y telefónicas.

    2.n. Sala técnica
    Sala para albergar equipos de electricidad, incluyendo cuadros eléctricos con sus paneles de aislamiento y sistemas de alimentación ininterrupida (SAI) en un espacio específico y programado en la fase inicial del diseño del quirófano. A destacar la necesidad de gran ventilación o climatización en dicha zona debida al calor disipado por estos equipos. Su tamaño, número y localización depende de la dimensión global de la unidad y de la organización de los quirófanos dentro de la unidad.

    En la tabla siguiente se describen las funciones y características principales de los locales de la zona logística.
    Normas áreas quirófano

    3) Zona de preparación prequirúrgica

    3.1. Sala de preparación pre-quirúrgica
    Sala común o distribuida en función del diseño del quirófano y su organización en donde se sigue el protocolo de recepción de pacientes. En esta zona se realizan las funciones de confirmación del proceso y del cumplimiento de las instrucciones preoperatorias, evaluación anestésica y preparación específica (venoclisis, etc.). En el caso de pacientes procedentes del exterior del hospital el acceso desde el vestuario deberá cumplir los requisitos de desplazamientos y circulación.

    4) Zona quirúrgica

    4.1. Preparación del equipo quirúrgico: lavado de mano
    Local asociado al quirófano para la desinfección y colocación de mascarillas. Contiguo al quirófano, estará separado de la circulación general de pacientes de la unidad de quirófano. Contará, como mínimo, con dos puntos de agua por quirófano con grifo quirúrgico de accionamiento no manual, dispensadores antisépticos, secador de manos automático y reloj. En el caso de hospitales universitarios este espacio debe ser mayor por la amplitud de los equipos quirúrgicos. Espacio con posibilidad de compartirse por cada dos quirófanos. Visión del quirófano desde esta zona de lavado de manos quirúrgico para permitir el control por parte del personal de la actividad en el quirófano. Dispondrá de estanterías con material (gorros, máscaras) y dispensadores, así como recogida de envoltorios de papel.

    4.2. Quirófano
    Local en el que se realiza la intervención quirúrgica y donde confluyen los distintos tráficos de la unidad (paciente, personal, material estéril y material usado). En función de la/s circulación/ones asociada/s al quirófano se disponen los locales principales de la unidad (vestuarios, salida de sucio en su caso y URPA). La superficie útil mínima de cada quirófano se considera de 40 m2, con una altura libre (suelo - falso techo) mínima de 3 metros y con unas dimensiones que permitirán trazar un círculo de 6 m de diámetro alrededor de la mesa del quirófano. Las paredes y techos serán de materiales duros, no porosos, impermeables, lavables e ignífugos, sin grietas, continuos y sin brillos; no habrá rieles ni elementos susceptibles de acumular suciedad y los elementos de pared serán empotrados. El suelo será antielectrostático, conductivo y estará conectado a tierra. El quirófano dispondrá de un acceso (puertas automáticas estancas de corredera) desde la zona de preparación del personal comunicada con la circulación de personal (vestuarios), pacientes (URPA), y otro, en su caso, para la salida de sucio de la sala. Se utilizarán, preferentemente, brazos articulados móviles para anestesia y cirugía. Anclajes para lámpara y otros equipos, mediante placas en forjado superior, ubicados (recomendado) en las esquinas del rectángulo asociado a la mesa quirúrgica.

    En la tabla siguiente se describen las funciones y características principales de los locales de la zona quirúrgica.
    Zonas quirófano

    5) Zona postquirúrgica

    5.1. Unidad de Recuperación Post-Anestésica (URPA)
    Sala con capacidad para 1,5-2 puestos por quirófano; cada puesto con 12 m2 útiles. La URPA no realiza funciones de UCI posquirúrgica. El espacio de la sala será preferentemente diáfano y dotado de iluminación natural.

    5.2. Control de enfermería
    Localizado en una posición central dentro de la zona. Debe permitir la observación directa de todos los puestos de la sala común. El control de enfermería debe disponer de comunicaciones paciente / enfermera mediante un sistema acústico y luminoso. Instalación de tubo neumático de transporte de muestras. Control de la instalación de seguridad y protección contra incendios, cuadro de alarma de gases. Conexiones informáticas y telefónicas.

    5.3. Almacén general
    Almacén de lencería de la URPA en carros, así como otro material fungible.

    5.4. Oficio limpio
    Local asociado directamente al control de enfermería para la preparación de medicamentos.

    5.5. Oficio sucio
    Local para el almacenamiento de ropa sucia y residuos, a transportar mediante carros y contenedores distribuidos por la gestión de residuos. Debe disponer de punto de agua y espacio suficiente para permitir la clasificación avanzada de residuos. Los residuos generados en esta zona deben ser correctamente identificables y claramente clasificados en contenedores especiales en función del proceso posterior de tratamiento.

    5.6. Almacén de equipos
    Local para el almacenamiento de equipos portátiles de uso en las funciones de reanimación/despertar (respiradores, RCP, etc.). Con tomas eléctricas para la revisión de los equipos. La programación de estos locales posibilita disponer de circulaciones libres de obstáculos, así como un mantenimiento y limpieza adecuados de los mismos.

    5.7. Oficio de limpieza
    Local para el almacenamiento de equipos y productos de limpieza. Con punto de agua y vertedero. Como se puede observar en el apartado 6.5, la limpieza es un aspecto importante de la prevención de las infecciones en la unidad, por lo que esta función debe contar con los locales de apoyo necesarios para el desarrollo correcto de esta actividad. El personal de limpieza es uno de los usuarios de la unidad cuya función no suele ser reconocida con la disposición de locales suficiente. En la tabla siguiente se describen las funciones y características principales de los locales de la zona postquirúrgica.
    Zonas postquirófano

    6) Zona de personal de anestesia, cirugía y enfermería
    Esta zona, que incluye los espacios de trabajo (organización, sesiones clínicas, docencia y formación) del personal del quirófano, se localiza en el exterior del mismo debiendo situarse en una zona próxima.

    6.1. Despachos de personal
    Locales para la organización y trabajo del personal de la unidad, distribuidos en función del modelo de gestión de la unidad. Con conexiones informáticas y telemáticas. Uno de estos despachos debe corresponder al coordinador de quirófano.

    6.2. Sala de reuniones
    Sala polivalente dotada de medios informáticos y telemáticos para el trabajo del equipo quirúrgico. Espacio para sesiones clínicas, de docencia y formación, con equipamiento (videoconferencia, conexión de imagen con quirófanos, etc.), que permitan la telemedicina. El número de locales polivalentes y su dimensión se encuentra en relación con el tamaño de la unidad y las características de la actividad docente del hospital.

    6.3. Secretaría
    Local para el trabajo administrativo de la unidad. Dotado con conexiones informáticas y telemáticas.

    6.4. Sala de estar
    Sala de estar y descanso que incorpora una zona para refrigerio del personal que trabaja en la unidad.

    6.5. Aseos y vestuarios de personal
    Locales destinados a aseos y vestuarios del equipo quirúrgico situado en el exterior de la unidad, en una zona próxima a la misma. Su dimensionado se encuentra relacionado con la dimensión y características de la actividad quirúrgica así como el protocolo que exista en relación con el empleo de la ropa (blanca, verde) a usar en cada zona de la unidad. En la tabla siguiente se describen las funciones y características principales de los locales de la zona de personal de anestesia, cirugía y enfermería.
    Estructura quirófano